Make your own free website on Tripod.com








3erPolo Petrolero
La única oportunidad del petróleo en Venezuela













3erPolo Petrolero





Por Léster L. López O.
















Actualmente los ingresos que genera la industria petrolera están básicamente destinados al pago del servicio de la deuda externa e interna, (incrementada por el actual gobierno) por lo que la utilización de estos ingresos para inversión productiva es nula. Bajo esta óptica la recuperación económica del país y la creación de un sistema de seguridad social eficiente tomaría, según estimaciones de muchos economistas, un lapso de al menos quince años. Otros más optimistas, estiman diez años, siempre y cuando se cambie la actual política petrolera basada en recortes de producción para mantener precios altos en el mercado mundial.

Sin embargo, el principio probado por las naciones más desarrolladas, de generar la riqueza en base al ahorro colectivo de la población mediante la generación de una actividad económica productiva y competitiva que permita un ciclo de reinversión de ese ahorro colectivo, todavía se emplea vagamente por nuestros economistas y las clases dirigentes del país, quienes se aferran aún a la dependencia de la renta petrolera.

También es un hecho notorio que los países desarrollados no han basado su riqueza en la explotación de algún recurso abundante que la naturaleza le haya provisto (USA, Inglaterra y Noruega son ejemplos claros, en el caso del petróleo) siendo por el contrario que todos los países productores de petróleo y que han basado su economía en ese mineral aún permanecen en el atraso y la miseria, algunos con menores índices de desarrollo que otros que no tienen petróleo.

Por otra parte, también es notorio que la explotación del petróleo en la mayoría de los países productores lejos de convertirse en promotores de los principios democráticos han propendido, más bien, a soportar gobiernos autocráticos donde un grupo minoritario de la población disfruta de los beneficios generados por la industria y el resto de la población no tiene ningún tipo de acceso o posibilidad de disfrutar de un derecho que le corresponde. Es la tendencia de los Petro-Estado y Venezuela no ha sido la excepción.

Un concepto importante para destacar, es la proposición del Dr. Vernon Smith, premio Nóbel de Economía 2002, que propugna el nuevo paradigma de la responsabilidad social del Estado en función de transferir a la ciudadanía los activos públicos, especialmente aquellos que tengan que ver con explotaciones mineras y particularmente con la industria petrolera, para que esas sociedades se puedan beneficiar directamente de esta riqueza. Se trata de crear un nuevo sistema económico sustentado en la idea de que los activos públicos de una nación pertenecen a sus ciudadanos y que estos bienes pueden ser conducidos hacia beneficios individuales y de libre selección, sin la tradicional intermediación gubernamental.

El petróleo en Venezuela, en base a sus reservas y las proyecciones de consumo mundiales para los próximos treinta años, todavía tiene la oportunidad de catapultar la economía nacional y cumplir el rol social que se le ha negado en los últimos 28 años, así como fortalecer las instituciones democráticas del país y las libertades individuales de la población.

La introducción de una Ley Orgánica que transfiera los beneficios generados por la industria petrolera a todos los venezolanos mayores de 18 años comenzaría a solventar la gran deuda social que tiene el Estado Venezolano con la sociedad y sería la forma de democratizar realmente la industria petrolera.

La transferencia de estos recursos a la sociedad a través de un fondo de ahorro de capitalización individual para crear fondos mutuales, de pensiones o fideicomisos que además de beneficiar al ciudadano en aspectos de salud y educación, permitirá la creación de un ahorro colectivo en el sistema financiero nacional que se puede utilizar en la inversión de actividades productivas que generen empleo y contribuyan efectivamente a abatir la pobreza.

La aprobación de esta Ley además de cumplir con la responsabilidad social del Estado, es la manera más efectiva de eliminar el Petro-Estado y sus perniciosas consecuencias para la sociedad y la democracia.
















3erPolo

hans-herman-hoppe-banner.jpg